¿Por que optar por un banco corrido?

Bancos corridos

La imagen de un restaurante es la clave para conseguir la atracción y la lealtad del cliente.

Optimizar el espacio con un mobiliario idóneo y un aporte de creatividad y originalidad es imprescindible en el diseño de negocios hosteleros. Los expertos en interiorismo para hostelería y restauración coinciden en que la distinción es la clave en los espacios de ocio; lograr ambientes atractivos es el quid de la cuestión.

Sin duda, la elección de bancos corridos es un recurso muy utlizado. No sólo son un gran aporte estético, cuentan con un plus de funcionalidad muy brillante, participan de la comodidad del cliente, contribuyendo a una atmósfera agradable en función del estilo o finalidad del proyecto.

Los bancos corridos están orientados a lograr un mayor número de comensales favoreciendo la interactuación entre clientes; la distribución de espacios y funcionalidades es fundamental en el diseño, siendo numerosos los proyectos que optan por compatibilizar las zonas abiertas con bancos corridos y las mesas en sala con cierta intimidad, mediante la colocación de bancos opuestos.

En cuanto al tapizado, existe un amplio abanico de telas y pieles al natural, tratadas o estampadas. Sin embargo, hay tendencias que no pasan de moda, como el capitoné; un tapizado de aspecto mullido y de diseño romboidal.

Aunque el tapizado más empleado para los bancos corridos, sin duda, es la chenilla. La composición de este material se basa en un conjunto de pequeños hilos cortados, con un tacto suave de apariencia aterciopelada que luce todavía más con la luz.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.